A vueltas con "la mujer rural" (Acto III)

 

La verdad es que no me está resultando fácil escribir esta sección. A menudo me asaltan las dudas, los debates internos se enredan y a veces me da por pensar que me he metido en un buen lío, y lo peor, que no sé cómo saldré parada.

Una de las cosas que temo es estereotipar a las mujeres rurales, juzgarlas, revictimizarlas, abordar sus historias desde una mirada paternalista, de superioridad, quedarme en la superficie, convertirlas en objeto, en un souvenir… No querría romantizarlas ni caer en tópicos esencialistas, ni tampoco que los artículos se reduzcan a una mera evocación de postales folclóricas o turísticas… 

También me preocupa dar una imagen sesgada de lo rural o verlo como algo plano, homogéneo, porque sinceramente creo que ahora mismo es una cuestión realmente compleja y con aristas, que genera debates, discordias y enfrentamientos identitarios e ideológicos.

***

 

En un post anterior me preguntaba qué imagen tiene la sociedad de las mujeres rurales y qué imagen tienen de sí mismas.

Como no puedo hacer una encuesta lo suficientemente significativa, acudo a Google Imágenes como posible repositorio del imaginario actual sobre "mujeres rurales". Lo que encuentro son fundamentalmente fotografías de mujeres haciendo las labores del campo a mano. La mayoría de ellas son del “Sur Global”,  jóvenes y mayores. Algo semejante encuentro en “rural women”, a diferencia de que en los resultados en español hay una proporción más alta de mujeres blancas. Estas son sobre todo jóvenes y aparecen a veces con maquinaria, pero normalmente solas (a diferencia de las anteriores, que aparecen también en grupos)… Si añado emprendedora entonces hay cambios drásticos: la mayoría son blancas en un número mucho menor de imágenes… Hay algo en esas imágenes como de estética publicitaria… Hay mucha cartelería, pareciera como que es algo que se promociona más que existe como realidad.

Si acoto la búsqueda a "mujer rural españa", la mayoría de imágenes están protagonizadas por mujeres jóvenes y blancas, en una clara invisibilización de las mayores y de las migrantes que viven y trabajan en el campo.

Las mayores aparecen cuando busco mujeres de pueblo: ahí las encontramos con sus garrotas y bastones sentadas en el banco, con el mandil sentadas en sillas a las puertas de su casa, preparando comida... Es quizás en las imágenes de esta etiqueta donde encuentro más resultados que están más cerca de mi vivencia personal...

 

Este es el panorama: ¿qué os parece?

Hay muchas lecturas detrás de ese compendio de imágenes. ¿Cuáles hacéis vosotras? ¿Os sentís identificadas en ellas? Me encantaría que lo compartieseis en los comentarios.

***



Tengo una propuesta para haceros, una acción virtual: ¿qué os parece si sois vosotras mismas las que definís, sobre vuestra experiencia, lo que es para vosotras ser una mujer rural en Castilla la Mancha? ¿Qué os parecería hacer y/o recopilar fotografías que hablen de vuestra vida en el pueblo, de vuestras realidades, y enviárnoslas para subirlas a la Red? Con todas ellas podríamos crear un archivo colectivo de imágenes de mujeres rurales con las que os sintáis identificadas, en toda vuestra diversidad, y con el que reconstruir ese imaginario incompleto y estereotipado desde vuestros propios ojos. Sería maravilloso. ¿Os animáis a participar? Solo tenéis que mandarnos vuestras fotos a escueladeateneas@gmail.com adjuntando los siguientes datos:

  • Localidad en que fueron tomadas.
  • Fecha (aproximada).
  • Autora o propietaria de las fotos.
  • Nombres de las fotografiadas*.
  • Podéis acompañar las fotos de un texto sobre la identidad en tanto que mujer rural.

*Este dato no es obligatorio pues entendemos que haya quien prefiera el anonimato; sin embargo, si esto no fuera un problema, preferimos que nos mandéis el nombre y apellido(s) por una mera cuestión de visibilidad y reconocimiento: estamos cansadas de esos pies de foto que suelen aparecer en los medios de comunicación que borran nuestra identidad e individualidad bajo el rótulo genérico de “mujeres en...” y siempre son otros los que tienen nombre.


Este artículo forma parte de la sección
 "La Enramá" de Jazmina Fuentes Moreno


Comentarios

  1. Respuestas
    1. Qué bien que os esté gustando... Con vuestra participación vamos a crear entre todas algo bien bonito!! Muchas gracias!!

      Eliminar
  2. Me considero mujer rural por vivir aquí, en un pueblo, por desarrollar mi actividad profesional en el pueblo, por tener mis raíces en un pueblo, por sentir que el pueblo es el mejor sitio donde vivir. He criado a mis hijos aquí, de una manera mucho mas cómoda que en la ciudad. Aquí todo es más fácil, sencillo, tranquilo.
    La mujer en el pueblo lleva años tomando la iniciativa luchando porque el pueblo siga vivo. Organizando su casa y sus familias y asumiendo responsabilidades políticas y asociaciones. Emprendiendo negocios, trabajando en servicios de ayuda a las personas mayores para que no dejen sus casas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Magdalena! Muchísimas gracias por compartirnos este texto sobre cómo sientes tu identidad rural :) Estamos completamente de acuerdo contigo en que sois las mujeres las que nutrís en todos los sentidos a vuestras comunidades y hacéis lo posible y lo imposible por mantener vivos los pueblos. Ese esfuerzo diario debe ser reconocido por toda la sociedad. Nuestra propuesta de archivo fotográfico y la idea misma de esta sección tienen ese objetivo: contribuir a la visibilización y el consiguiente reconocimiento público a vuestra labor. Nos encantaría que, si te apetece, nos mandes también esas fotografías que sientas te representan como mujer rural a escueladeateneas@gmail.com. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Los blogs se engrandecen con cada comentario. Gracias.