EL PECHO EN LA HISTORIA DEL ARTE: Caridad de Piero del Pollaiolo (1469)



Caridad (1469), Piero del Pollaiolo, Gallerie degli Uffizi, Florencia.

El 18 de agosto del 1469 el Tribunale della Mercanzia de Florencia encargó al taller de los Pollaiolo las representaciones de las siete virtudes. Este “tribunal de comercio” tenía su sede en la Piazza della Signoria -donde actualmente se ubica el Museo Gucci- y su cometido era juzgar los conflictos que les acaecían a los mercaderes florentinos a propósito del comercio a lo largo y ancho del mundo.

Aunque había muchas virtudes, es común que se agrupen en siete: Justicia, Templanza, Prudencia, Fortaleza, Fe, Esperanza y Caridad. En este caso decorarían la Sala de Audiencias y estaban puestas en alto. Este hecho explica su aparente deformación, pues se busca corregir el efecto óptico que provocaría esta disposición.
La Caridad es una de las virtudes teologales y simboliza el amor verdadero y desinteresado. La iconografía más desarrollada en el Renacimiento de esta virtud para expresar esto fue precisamente una joven dando el pecho. Se entiende que la mujer a través de este acto es el mayor exponente de este amor sincero que no quiere nada a cambio. 
El ejemplo primigenio sería precisamente la madre que demuestra así su entrega total al hijo, su amor incondicional. 

De este modo, en esta virtud el pecho es más que en ninguna otra imagen símbolo de amor. Su origen semántico es fruto de la abundancia asociada a la leche materna. Al entregarse para beneficio exclusivo de otro ser humano, sin buscar el beneficio propio, se expresa este amor natural y puro.

En la iconografía de la Caridad llevó incluso a mostrar una mujer amamantando a varios niños. Asimismo el fuego es símbolo de la caridad, del amor profundo. En este caso la joven lo tiene en su mano, materializando la llama del amor. Por último también el rojo de su vestido incide en este significado, color de la sangre tradicionalmente asociado al corazón y al fuego propios de la idea del amor ardiente. 

De hecho es propio de esta virtud llevar a veces un corazón en llamas. Incluso se encuentra comúnmente en representaciones de Cristo o la Virgen María como expresión de su amor por los fieles.

El pecho femenino ha sido protagonista en múltiples obras a lo largo de la historia del arte. Poco a poco Laura María Palacios Méndez, nuestra colaboradora doctora en historia del arte, nos irá descubriendo sus muchos significados a lo largo de la historia. 


Puedes seguirla por Instagram. 

Comentarios