EL PECHO EN LA HISTORIA DEL ARTE: Siete obras de misericordia, Caravaggio. (1607)

Siete obras de misericordia, detalle (1607), Caravaggio. Pio Monte della Misericordia, Napoli.

Valerio Máximo recogió en sus Hechos y dichos memorables (31 d.C.) una historia que acabaría formando parte del concepto del amor en la cultura occidental.

La historia conocida como “Caritas romana” cuenta la valentía y el amor de Pero, una joven romana. Su padre Cimón, ya siendo anciano, había sido encarcelado y condenado a morir de hambre. Pero, ante tal situación, entraba a escondidas en la cárcel para poder alimentar a su padre con la leche de sus pechos y así mantenerle con vida. Así hizo hasta que un día fue descubierta por los alguaciles. Sin embargo en el momento del juicio se apreció que tal acto de amor no debía recibir un castigo sino todo lo contrario. De este modo a través de la bondad de Pero se expió la culpa de su padre Cimón y fue liberado. Por ello quedó como ejemplo del amor entre humanos y Pero fue recordada durante siglos como emblema de caridad.

Su singularidad hizo que se representara comúnmente desde la antigua Roma y siempre con el pecho femenino como centro neurálgico. En este caso concreto es un detalle de Las siete obras de Misericordia, donde Caravaggio la integra como símbolo de dar de comer al hambriento y de visitar a los presos.

En la historia de Pero y Cimón la leche es alimento que se identifica con la misma vida y el acto de amamantar la expresión del amor más puro y altruista. 


A través de esta imagen se transciende la idea de lactancia de la madre al hijo, que la naturaleza rige. Por su parte, Pero como hija expresa así su piedad y estrecho lazo de cariño a su padre, primero manteniéndolo con vida y luego salvándole de su condena con su acto ejemplar de entrega desinteresada. 

Así una vez más el pecho femenino y la mujer se muestran en la historia del arte como estandartes del amor verdadero.

El pecho femenino ha sido protagonista en múltiples obras a lo largo de la historia del arte. Poco a poco Laura María Palacios Méndez, nuestra colaboradora doctora en historia del arte, nos irá descubriendo sus muchos significados a lo largo de la historia. 

Puedes seguirla por Instagram. 

Comentarios

  1. La "Caritas romana" siempre me ha perturbado y sobre todo cuando está en los altares de las iglesias. La primera vez que la ví me quedé muy sorprendida y me preguntaba que hacía este cuadro que rayaba lo pornográfico en una iglesia. Después me informe, pero me sigue desasosegando (y no soy nada mojigata, es por el lugar donde se representa)

    Maria Luisa Garcia Ayarza (grupo ARTE en la Historia)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada María Luisa,

      Efectivamente, la Caritas romana es un imagen impactante. En esa sensación se asienta la fuerza de la historia de Pero, pues dar el pecho es algo reservado a los infantes en el periodo de lactancia. El contraste "antinatura" de dar el pecho no sólo a un anciano sino además a un padre puede resultarnos perturbador. Sin embargo la tradición ha querido convertirlo en un símbolo del amor y piedad, en ningún momento se veía en Cimón la lujuria de un anciano ante una joven. Un mensaje que sí se mostraba en las múltiples pinturas del tema la "Pareja desigual".

      La Caritas romana era una historia conocida y su imagen la encontramos en múltiples lugares como ejemplo de conducta, incluido las iglesias. No nos debe extrañar entonces. Además en las iglesias podemos encontrar representaciones de "Susana y los viejos" como crítica a la lujuria de los ancianos, que contrasta con el pudor de la joven representada desnuda al ir a darse un baño. Eran mensajes conocidos. Sin embargo, ahora la historia de Pero no está tan difundida y por ello es común que reinterpretemos inevitablemente su sentido y nos afecte bajo nuestros propios parámetros culturales. Actualmente estamos acostumbrados a asociar el desnudo con un discurso erótico. Pero realmente en esta historia nada se asocia a lo sexual y lo pornográfico. Por ello sus personajes nunca son representados bajo este prisma y así lo reflejan sus expresiones. La joven Pero está más preocupada por no ser descubierta ponlos alguaciles y su padre por alimentarse rápidamente para no morir de inanición.

      Sin embargo cuando vemos en la actualidad un desnudo del pecho femenino -como zona erógena- y alguien tomando su leche, si no es un bebé por defecto pensaremos que estamos ante una escena de sexo pese a la incongruencia con el resto de la representación. Del mismo modo que para ellos era una escena conocida y entendían el sentido de caridad de la imagen y la tenían como ejemplo, la distancia cultural y la ignorancia de la historia nos hace prejuzgar esta obra bajo nuestros propios conocimientos y tabúes.


      Muchas gracias por tu comentario,


      Laura María Palacios Méndez

      Eliminar

Publicar un comentario