EL PECHO EN LA HISTORIA DEL ARTE: Isis amamantando a Horus (332-330 a.C.)




Isis amamantando a Horus (332-330 a.C.), The Metropolitan Museum, Nueva York.


Con el nombre griego de Isis se denomina a la diosa Ast, principal diosa del Antiguo Egipto relacionada con la vida y la resurrección. 

Hija de Geb (dios de la tierra) y de Nut (diosa del cielo), es la esposa de su propio hermano el dios Osiris. Ambos reinaban en Egipto cuando su hermano Seth asesinó por envidia a Osiris, descuartizó su cuerpo y distribuyó sus 14 pedazos a lo largo de Egipto. El caos había vencido al orden. Pero Isis ayudada de otras deidades recogió los trozos de su esposo, reconstruyó su cuerpo y -convirtiéndose en un milano- le insufló vida con sus alas. Entonces se puso junto a su revivido esposo y con su magia concibió a su hijo, pues el falo de Osiris había sido comido por unos peces y no habían podido recuperarlo. Así nació Horus y aquí vemos a la diosa dándole el pecho.

Se trata de una de las escenas más antiguas de lactancia y era considerada un poderoso símbolo de renacimiento.
Se concentra así en el pecho femenino la idea de la fecundidad e incluso de resurrección, y en la historia de Ast se identifica en la mujer la magia inexplicable de la vida.




El pecho femenino ha sido protagonista en múltiples obras a lo largo de la historia del arte. Poco a poco Laura María Palacios Méndez, nuestra colaboradora doctora en historia del arte, nos irá descubriendo sus muchos significados a lo largo de la historia. 

Puedes seguirla por Instagram. 

Comentarios