Sor Sonrisa: del cielo al infierno ida y vuelta.

En esta nueva entrega de nuestra sección Talento de convento, vamos a hablar de Sor Sonrisa, la monja mundialmente conocida en los años 60. Ella, se llamaba Jeannine Dechers y nació en Bruselas en 1933. 

Imagen de Sor Sonrisa recogida de aquí
Su infancia fue una infancia oxidada por la violencia. La violeta II Guerra Mundial azotando Europa, la violencia de su padre hacia su madre y la que su propia madre ejercía hacia Jeaninne. Como la mayoría de las niñas de la época, fue educada en la religión católica y, según sus testimonios, solo en los grupos de acción católica para niñas encontraba la paz que su hogar no le daba. El arte siempre le sirvió para evadirse de una realidad que no le gustaba demasiado, por ello desde pequeña, destacó en música y escultura. 
En 1954, huyendo del matrimonio que su madre estaba preparando para  ella contra su voluntad, se postuló como aspirante a monja en el convento dominico de Santa Ana. Jeannine Deckers dejó atrás su vida laica y acogió el nombre de Luc-Gabrielle como novicia. 
La soledad del convento la hizo amiga de su vieja guitarra y comenzó a componer una serie de cancioncillas ligeras y naif que la acercaban a Dios. Ella nunca aspiró a convertirse en una celebridad, sino que, como toda buena religiosa, ofrecía a su comunidad y a Dios lo mejor de si misma a través de sus composiciones y sus interpretaciones. 

Sor Sonrisa. fotografía recogida de aquí

En los años 60 la discográfica Phillips vio en la hermana Luc-Gabriella un producto musical de gran valor y la lanzaron por todo lo alto con el nombre artística: Sor Sonrisa. Ella, contenta con el simple hecho de poder acercar a la gente a la fe a través de su música, firmó un contrato en el que  (respetando su voto de pobreza) renunciaba a sus derechos de autor, y más aún (respetando su voto de obediencia) cedía todas estas ganancias a su convento.

Su gran éxito Dominique - canción homenaje a Santo Domingo de Guzmán, fundador de la orden de los dominicos se hizo viral - antes de que el término viral existiese - en una de esas raras veces en las que el destino hace que todas las emisoras de radio lancen a la vez un mismo single. Dominique lo peta a nivel Dios, y nunca mejor dicho:

  • La canción se versiona en gran cantidad de idiomas.
  • Gana el  Grammy a la canción gospel religiosa en el año 1964
  • Pasa un tiempo en las listas de ventas por encima de Elvis Presley
  • Hasta 2009 fue la única canción belga número uno en américa.
  • 1966 se hace una película de la vida de Sor Sonrisa
Esta es una de las versiones que se hicieron de la famosa canción en castellano, interpretada por la mejicana Angélica María. 


Una vez el boom de Sor Sonrisa fue bajando de intensidad la hermana Luc-Gabrielle quiso retomar las riendas de su vida, volvió a la Universidad Católica de Lovaina donde - ¿por casualidades de la vida? - se reencuentra con su gran amiga de la infancia Annie Percher. En este tiempo se hace consciente de que su voto de pobreza estaba enriqueciendo al convento, mientras ella se empobrecía espiritualmente. Poco a poco desligándose de su vida monacal: quiere contar con algo de dinero, discute casi constantemente con sus superioras en el convento y se puede intuir que su voto de castidad, se va deslustrando por las caricias íntimas con Annie Percher. Todo eso (que no es poca cosa) estaba pasando en la vida de la Sor, cuando en 1966, en medio del estreno de la película sobre su vida... ¡Sor-Presa!....Jeannine Dechers monta un escándalo colgando los hábitos y saliendo del armario. 

Fotografía de la pareja formada por Jeannine y Annie. Fotografía recogida de aquí


Esto, como es de esperar no pone muy contentos ni a su congregación religiosa (que confiaban en que la monja siguiese siendo su gallina de los huevos de oro), ni a la discográfica. Jeannine lo tiene claro; no quiere sacrificar ni un día más de su propia vida para regalarla a los demás. 

Comienza una nueva carrera musical bajo el nombre artístico de Luc Dominique y se dedica a la canción protesta. El feminismo, los anticonceptivos, la lucha contra el poder de la iglesia o contar su propia historia (que tiene miga) se convierten en el caldo de cultivo de sus letras. Por ello se prohibe su escucha en los países donde la iglesia católica sigue teniendo influencia en las cadenas de radio y televisión. 

portada del disco de Luc Dominique

Luc Dominique en los años 70. Fotografía recogida de aquí


Esta época no cosecha éxitos al nivel anterior, pero vive feliz y con holgura económica. La pareja monta un colegio de educación especial para niños autistas, donde ella da clases de música. Así viven durante unos años antes de que la sombre de Dominique vuelva a sobresaltar sus días. 
En 1974 llega un nuevo giro de guión: Jeannine Deckers tiene una deuda fiscal millonaria por los beneficios que nunca recibió como Sor Sonrisa. 

Este nuevo capítulo de extorsión injusta en su vida, será el último y definitivo. El acoso de hacienda y la indiferencia de la iglesia llevan a la pareja a vivir altas cotas de desesperación. Pierden el colegio que habían abierto juntas y se sumen en una depresión que complican con sendas adicciones al alcohol y a los ansiolíticos.... en pocas palabras: este último giro de los acontecimientos les jode la vida. 

En un intento desesperado de recaudar el dinero necesario para salir de la deuda fiscal - viendo imposible demostrar que ella no había recibido ningún dividendo económico sobre su obra - en los años 80, Jeannine Deckers comienza a explotar de nuevo su canción Dominique. Montando una versión discotequera taladrante, adaptada a los nuevos tiempos adoptando de nuevo el nombre artístico de Sor Sonrisa.


El final de esta historia tumultuosa llega a su fin el 29 de marzo de 1985. Este día se encontraron los cuerpos sin vida de Jeannine Deckers de 52 años y de Anne Pecher, de 41. La autopsia indica que ambas se han quitado la vida ingiriendo medicamentos. Junto a ellas un escrito donde explican los motivos que las llevan a tomar esta decisión.


Son muchos los curiosos que hoy siguen llegando hasta la truculenta historia de Sor Sonrisa a través de la mítica serie de terror American Horror Story, en cuya segunda temporada se repite hasta la saciedad la canción Dominique, como banda sonora que acompaña a las macabras historias de un sanatorio mental. 
Estas son todas las películas que se han hecho contando (desde diferentes ópticas) la vida de Jeannine Deckers:


La costumbre de "esta casa" es acompañar nuestros artículos con música. Añadirles una banda sonora temática de entre las listas de reproducción de nuestro perfil de Spotify todas ellas compuestas por música hecha por mujeres-. En esta ocasión os dejamos dos:
  • la lista Talento de Convento, más de 9 horas de música clásica compuesta por monjas.

  
  • la lista Orgullo lesbiano: 5 horas ininterrumpidas de ritmos y letras alabando la pasión entre mujeres. 

Fuentes:

Comentarios