Primeras castellanomanchegas: LA APICULTORA DE ALPERA.

La apicultora de la Cueva de la Vieja en Alpera (Albacete).

En la Cueva de la vieja en Alpera (Albacete) existe un panel enorme repleto de escenas de arqueros en caza - datado entre el 10.000 y el 6.000 a.C. - se deja ver una castellanomanchega ancestral recolectora de miel. 

"En la cueva de la Vieja, de Alpera, en Albacete, hay un dibujo de una mujer recogiendo miel. La acompañan arqueros, ciervos, caballos, toros y cabras, motivos abstractos delicadamente complejos... toda una exposición de arte - de fe - que hace mucho tiempo dejaron los antepasados neolíticos."

Ángela Vallvey

Desgraciadamente no es fácil encontrar en internet fotografías o reproducciones grandes de las pinturas de nuestra región. Intento explicarlo con la mejor fotografía que he encontrado del panel completo, del que no es posible sacar un zoom con buena calidad para mostrar en solitario a esta encantadora de abejas Albaceteña de la antigüedad.

Estas pinturas, pertenecientes al arte rupestre levantino, no son las únicas pinturas neolíticas que representa a mujeres recolectando miel. Y no se a ti, pero a mi enseguida me da para imaginar esa escena en la que por casualidad alguien ve caer un panal de un árbol y prueba con curiosidad ese líquido dorado que tan bien huele derramado en el suelo. Puedo imaginar que la forma más fácil, la primera, sería derribarlos a pedradas para poder comer miel. Pero no olvidemos que en el neolítico, nuestros antepasados cazadores dejan de ser pueblos errantes y se estabilizan con la invención de la agricultura y la ganadería. Esto tuvo que cambiar la forma de concebir toda su vida y por tanto, se darían cuenta de que tirando el panal conseguían miel de forma inmediata, pero que podían exprimir durante más tiempo el trabajo de las abejas si en vez de hacerlo caer, aprendían a robarles la miel justa una temporada tras otra. No me extraña que fuera la curiosidad, la lucidez y la sensibilidad femenina, la que diese en ello y experimentase hasta encontrar la forma de poder introducir una pequeña mano, paciente y lentamente en un lugar tan peligroso como un panal. 

Os mostramos otras representaciones  apícolas donde ver más claramente la forma de recolección. Todas muestran a la protagonista trepando hasta el lugar donde se jugará la vida para conseguir endulzar los días a su comunidad.

Si quieres conocer otras representaciones femeninas prehistóricas de nuestra tierra están recogidas bajo este enlace 

Como sabéis somos de las que siempre acompañan sus informaciones con música. En esta ocasión en vez de remitiros a nuestro perfil de Spotify,  os vamos a dejar un video para oir. Esa maravillosa voz a capela es la voz de nuestra amiga Gema, habitante de Cuenca en una época de su vida. 

La conocí una tarde de domingo cantando sus cantos de vida a la Hoz del Huecar  (bajo las Casas Colgadas), estaba ahí parada cantando a pleno pulmón con los ojos entornados, sin mas artificio que su sentir. El sonido que salía de ese cuerpo conectó con algo muy profundo. Su forma de llevar este don musical por el mundo me pareció de una valentía de otros tiempos. Os animo a descubrir por vosotras mismas el poder de la música vocal de Gema para ella misma os lleve a su territorio. Creo que no hay mejor música para estos artículo que la que hace ella.



Fuentes.

Comentarios