ASCENSIÓN MENDIETA: una vida dedicada a la lucha por la memoria

Hoy hace un año que nos dejó Ascensión Mendieta Ibarra (1925-2019). Ella, que es la cara femenina que abanderó la lucha por la memoria histórica, descansa junto a los restos de su padre para siempre. La lucha de Ascensión simbolizó el desamparo de las víctimas de la dictadura y la fortaleza de quienes vivieron vidas arrasadas por el holocausto franquista de postguerra.
La castellano manchega (Sacedón, GuadalajaraAscensión Mendieta, empeñada en la recuperación del cadáver de su padre Timoteo Mendieta, (asesinado en 1939 por franquistas, enterrado en una fosa común en el cementerio de Guadalajara) generó una red de apoyos de la cual que beneficiaron varias decenas de familias que lograron localizar a sus parientes asesinados para darles tierra de una forma digna.
fotografía recogida de aquí
Ella protagonizó el primer caso de exhumación de lo que se denominó querella argentina contra los crímenes del franquismo. Su lucha permitió identificar a otras 30 personas asesinadas en condiciones similares a las de su padre. El 19 de mayo de 2018, se entregaron en Guadalajara 25 cuerpos identificados procedentes de la fosa común de la que se rescató el cuerpo de Salvador Mendieta. Las familias al recibir los restos agradecieron su lucha a Ascensión y a animado a otros muchos a movilizar sus causas.
fotografía recogida de aquí
A sus 80 años recorrió más de 10.000 kilómetros para abrir una fosa común y así poder recuperar los restos de su padre en 2017. Entre los familiares de miles de muertos políticos del franquismo que buscaban los restos de sus seres queridos en fosas comunes y cunetas, Ascensión Mendieta se hizo célebre por cumplir los 88 años subida a un avión hacia Buenos Aires con la intención de rogar a la jueza argentina María Servini de Cubría, que la ayudara a recuperar los restos de Timoteo Mendieta (su padre). Logró la exhumación en 2017, tras de un intento fallido, gracias a la financiación de instituciones extranjeras y a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. 
Ascensión Mendieta nació en la localidad guadalajareña de Sacedón el 29 de noviembre de 1925. Hija del matrimonio formado por Timoteo Mendieta, militante de la Unión General de Trabajadores (UGT),2​ sindicato de ideología socialista adscrito al PSOE, y María Ibarra, perteneciente a una familia de derechas y de buena posición social (la madre de María se oponía a la boda y rompió relación con su hija por ello). El matrimonio tuvo siete hijos, cuatro de ellos varones y tres mujeres, siendo Ascensión la menor.

Fotografía recogida de aquí

Tras la muerte del
 dictador Franco en 1975, Ascensión y su hermana Paz inicia las labores para la recuperación de los restos de su padre. Al fallecer Paz, es Ascensión, apoyada por su familia, quien continua las mismas hasta lograr, primero en 2013 y luego en 2017, que se realicen los trabajos de exhumación e identificación que concluyen con la entrega de los restos mortales de su padre y el enterramiento de los mismos en el cementerio civil de la Almudena en Madrid.
Para saber más sobre el marco que engloba la historia de lucha de Ascensión Mendieta, recomendamos ver el documental España, la memoria enterrada.(disponible en youtube en abierto) y el nuevo El silencio de otros 2018 (en estos momentos accesible a través de netflix), ganador del Goya al mejor documental en 2018



Fuentes:

  • Ascensión Mendieta cumple su último deseo. Artículo del El País
  • "Fallece Ascensión Mendieta", artículo de Público
  • Homenaje de Raúl Navarro en el grupo de facebook "Fotos e historias de España"
  • Ascensión Mendieta en Wikipedia.
  • Eldiario.es "Ascensión Mendieta, esa gigante civil que dió a los gobiernos lecciones de dignidad"



  • Comentarios

    1. Puedes ver "El Silencio de Otros" en abierto, hasta el día 30 de septiembre en tve a la carta, en el enlace https://www.rtve.es/?fbclid=IwAR2ba8MK7W4-oZDZ6z_ceedYrBYNyGGAUR_9Fzqdd7CDtM2MVrZq0GozWyg

      ResponderEliminar

    Publicar un comentario

    Los blogs se engrandecen con cada comentario. Gracias.