LA VIRGEN MARÍA desde la mirada de las historiadoras feministas.

Hubo un tiempo en las que las mujeres participaban activamente y desde puestos de poder en la cristiandad, y me ha parecido que hoy - 15 de agosto, fiesta nacional y día de la Virgen - era un buen momento para poner en valor esta parte oculta de la madre de Jesús, que las historiadoras feministas están sacando a la luz. 


El texto pertenece íntegramente al capítulo dedicado a María de la obra "Sacerdotas: la mujer en las direrentes liturgias y religiones" de Yolanda Alba

Un ensayo que estudia el papel de la mujer en los altos mandos religiosos a través de la historia y las civilizaciones, una reveladora obra que nos hace pensar sobre el papel que las religiones han ido otorgando a la mujer a lo largo de la historia. Recomendadísimo para toda la que tenga la intuición de que en la pérdida de empoderamiento de las mujeres las religiones han tenido un papel fundamental en la historia.

Yolanda Alba posando con su libro "Sacerdotas"
"Me van a permitir que les cuente que desde muy niña sospeche que el papel de la madre de Jesús. Nunca he podido creer que una virgen fuera madre y por ello  nunca dejé de investigar sobre la figura de María en todos los idiomas posibles [...] fueron los textos del gran teólogo francés John Wijngaards los que me corroboraron lo que la lógica me hacía visionar [...].

María poseía un estatus sacerdotal equivalente al que tenían los obispos y sacerdotes ministeriales. Esta convicción ha sido expresada no tan sólo por escrito, sino en el arte sacro, donde podemos observar a la madre de Jesús sobre todo de dos formas diferentes: 

  • María llevando puesto el palio episcopal (en los siglos VI al XIV). 
  • María con vestimentas eucarísticas de obispo o sacerdota (en los siglos XII al XX)

¿Que representa esta vestimenta?.

Pues el palio, como le conocemos hoy día, es una banda circular que se lleva sobre los hombros, con dos apéndices, una colgando al frente y otra atrás.  Originalmente, un accesorio de vestir griego, que denotaba estatus y que en su adaptación cristiana, decorado con cruces, se convirtió en el signo distintivo de la autoridad papal y episcopal. Por lo que solo podía ser usado por el Papa o por un obispo que recibiera dicho privilegio del Santo Padre cuando éste ejercía sus funciones sacerdotales supremas. 








Mosaico en el Oratorio de San Venancio, en Lateran, fechado en el año 642 de nuestra era. 

María lleva el palio blanco sobre la casulla, pero la parte posterior del mismo está cubierto por su velo.

María con el Palio Episcopal en la Iglesia de San Venancio en Roma. Fresco del siglo VII

Para saber más:


  • El ensayo de Yolanda Alba del que hablo al comenzar esta entrada Sacerdotas: la mujer en las diferentes liturgias y religiones.
  • El ensayo Mary and early Christian women
  • esta entrada al blog de Evangelizadoras de los apóstoles. Un espacio para recrear lo sagrado y lo profano con ojos de mujer. Un blog que me ha impresionado para bien, pues estoy empezando a leer sobre el feminismo cristiano. Para abrir boca os dejo este manifiesto: 

Cuando se trataba de matar “moros” para conquistar Jerusalén, ahí estaba la iglesia.
Cuando se trataba de cazar “brujas”, ahí estaba la iglesia. 
Cuando se trataba de quemar “herejes” ahí estaba la iglesia. 
Cuando se trataba de esclavizar indígenas, ahí estaba la iglesia.

Cuando se trataba de condenar científicos como a Galileo o a Giordano Bruno, ahí estaba la iglesia.
Cuando se trataba de esclavizar negros, ahí estaba la iglesia.
Cuando se trataba de impedir votar a las mujeres, ahí estaba la iglesia.

Cuando se trataba de perseguir a los judíos, gitanos y detractores de Hitler, ahí estaba la iglesia.

Cuando se trataba de perseguir “comunistas” durante las dictaduras militares de Latinoamérica o durante la dictadura de Franco en España, ahí estaba la iglesia.

¿Por qué será que la iglesia siempre toma partido en favor de la opresión?

Si somos iglesia, seamos la otra iglesia.
La de Bartolomé de las Casas, en favor de los indios.
La de William Wilberforce, en contra de la esclavitud de los negros.
La de Dietrich Bonhoeffer, en contra del fascismo de Hitler.
La de Monseñor Romero, durante las dictaduras militares de Latinoamérica.

Yo soy iglesia, de la otra iglesia.

Comentarios

  1. No conozco el libro, pero Jesucristo y su madre eran judíos. Todo el imaginario posterior es fruto de las religiones cristianas en distintas partes del mundo. Algunos dicen que María es un compendio de distintas mujeres que aparecen en los libros de la Biblia, así como las situaciones en que la encontramos en el Nuevo Testamento.

    Celia Rey Gonzalez

    ResponderEliminar
  2. Desde que mi Iglesia Católica adora a una mujer, que es María, no podemos decir que es "machista", se han percatado los cientos de templos consagrado a la Madre de Cristo???, las millones de estatuas y cuadros con su imagen y cuántos Papas y Cardenales se han postrado frente a ellas??, esto es muestra que la Iglesia Católica, desde su inicio siempre ha dignificado a la mujer. Bendiciones.

    comentario de Chavez Bartra Humberto, en la página de facebook de Escuela de Ateneas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deja a un lado las devociones a lo divino y bajemos a las obras terrenales, que son las que dicen más de quienes somos.....desde ahí te invito a que pienses con más profundidad en todos lo papeles que la iglesia católica ha otorgado a la mujer a lo largo de la historia.

      Eliminar
  3. Es que las Abadesas llegaron a tener una función equiparable a los Obispos.

    Lo que sucedió, fue que al centralizar la administración en torno a la Curia, se dejó a las Órdenes Femeninas sin voz ni voto en la mayoría de las áreas.
    Ese es el problema.

    El Papa actual empezó a corregir el error histórico.
    Vamos a ver....

    Tenamaxtli Merkat Pigq Iñaki

    ResponderEliminar

Publicar un comentario