JULIA CONESA CONESA, en el 80 aniversario de su muerte "para que su nombre no se borre de la historia"


Ella es Julia Conesa Conesa la masa brava de las 13 Rosas a las que hoy rendimos homenaje por el 80 aniversario de su asesinato. Para cumplir su última voluntad "que mi nombre no se borre de la historia".

Saco el material para este post de Ana Nieto Martínez, narradora visual del grupo Fotos, historias y miradas de España. 
La historia es bien conocida, a partir de la película  Las 13 Rosas. Se trata de un episodio cruel e icónico de la represión de la posguerra madrileña. 

Franco quiso arrasar con la juventud que intentaba reorganizarse en las Juventudes Socialistas Unificadas dando castigos ejemplares que sirviesen para persuadir en el intento a quienes estuviesen pensando en ir contra el régimen. 

El 5 de agosto de 1939, murieron asesinados en la tapia del Cementerio del Este en Madrid, 43 hombres y 13 mujeres. La mitad de ellas era menor de edad, dato que la prensa ocultó, pese a lo cual, trascendió a la prensa internacional. 
A partir de entonces ya no se ejecutaría a más menores (ni darían noticia los periódicos de las ejecuciones).

El 5 de mayo de 1939 la policía aporreó la puerta de Dolores Conesa. Preguntaban por Julita, su hija de 19 años. Se llevaron a Julia Conesa para hacerle unas preguntas rutinarias, tras las cuales podría regresar. Pero Julia no volvía, y las visitas de su hermana a comisaría se hicieron rutina…hasta que Julia fue trasladada a la prisión de Ventas. Y las visitas también se trasladaron, con colas interminables de familiares que iban a visitar a las 4000 presas que se hacinaban en una prisión que se había construido para albergar a 450 reclusas.
La casa de las Conesa era una casa de mujeres. Dolores era viuda. Trinidad (la hija mayor) se había casado con Antonio, pero éste había marchado al frente y, al acabar la guerra, le habían llevado a un campo de concentración en Valladolid. Ángeles (la hermana mediana) perdió a su novio en el frente y cayó en una profunda depresión que acabó por matarla ese mismo año. - Para el entierro de su hermana fue la única ocasión en la que dejaron salir a Julia de la cárcel y velaron a su Ángeles solas las 3, junto a los guardias que custodiaban a Julia, porque en aquel Madrid nadie quería acercarse a la gente señalada. Por no quedar marcados. -
La familia de Julia sostiene, que la policía incautó un fichero de nombres del centro cultural de Modesto Lafuente donde se habían reunido durante la guerra, y se les adjudicó la autoría de un panfleto que había aparecido en las calles “Menos Franco y más pan blanco”.

CARTA DE JULIA CONESA A SU MADRE ANTES DE SU FUSILAMIENTO.
Madre, hermanos, con todo el cariño y entusiasmo os pido que no me lloréis nadie. Salgo sin llorar. Me matan inocente, pero muero como debe morir una inocente. Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija, que ya jamás te podrá besar ni abrazar. Que mi nombre no se borre de la historia.

Y para cumplir esta última petición, hoy le hacemos un hueco en Escuela de Ateneas. 
Fotograma del programa Versión española dedicado a la historia de Las 13 Rosas.
Para ver el programa pincha aquí o en la imagen

Un post de Ana Nieto Martínez, narradora visual del grupo 
Fotos, historias y miradas de España.
 remodelado para Escuela de Ateneas por Laura Fresneda Moreno.

Comentarios