Grandes templos de adoración a la vulva y la fertilidad de la Tierra

Hubo un tiempo en el que las plegarias humanas iban dirigidas a la Diosa Madre, como divinidad de divinidades que dominaba un mundo de sociedades agrícolas. 
Los distintos cultos populares a las Diosas se habían organizado a través de uno primigenio y elemental: el poder de dar vida. Desde este punto de vista la fertilidad de la tierra y la fecundidad femenina es una misma cosa para las sociedades primitivas, dando respuesta a las preguntas existenciales sobre el misterio de la creación.

La vulva femenina como símbolo, ha sido adorada desde la prehistoria como la puerta de entrada y de salida del útero-mundo. Algunas muestras de ello son estos mega monumentos naturales:

Formaciones rocosas en India
En toda India adoran formaciones rocosas, cuevas o dólmenes con forma de yoni (vocablo sánscrito simbolizado con la flor de loto que usan para denominar a la vulva). Si la formación es lo suficientemente grande, los peregrinos entran y salen a gatas imitando el renacimiento divino (ingreso y retorno del útero sagrado).

Fotografía de formación rocosa
venerada en india, recogida de aquí

En Assam existe uno de estos templos naturales a la capacidad creadora de la mujer, cuyo interior está siempre húmedo. Al comienzo de la época de monzón, por las lluvias, el óxido de hierro que contiene la piedra donde se ubica, hace que la humedad fluya por la piedra en una tonalidad roja. 
Los adoradores interpretan esta "menstruación" anual como el modo en que la naturaleza confirma la veneración de la vulva y los procesos a los que está sometida, además de como prueba de que la diosa es la Tierra.


La Cueva de Otroba. En las montañas Rhodope, Bulgaria. 


Gran parte de esta gruta fue tallada a mano hace más de 3000 años.
Los arqueólogos plantean la hipótesis de que representa el cuello uterino o el útero. Al mediodía, la luz penetra en el templo a través de una abertura, proyectando una imagen fálica en el suelo. Cuando el sol está en el ángulo correcto, a fines de febrero o principios de marzo, el falo crece y llega al fondo de la cueva, fertilizando simbólicamente el útero antes de la siembra de los cultivos de primavera.

Esta asombrosa estructura relacionada con antiguos ritos de fertilidad y fecundidad - así como con la renovación anual de los ciclos de la Naturaleza - fue descubierta y documentada en abril de 2001. 


Tumba-útero de Bryn Celli Ddu.
La idea de que la vida renace de los muertos inhumados, se refleja en estas construcciones funerarias galesas, cuya abertura es semejante a una vulva y el interior es un sepulcro de formas redondeadas que simula el útero primigenio.

Imagen recogida de aquí

Para añadir esa conexión musical que suelo añadir a los post, os dejo este video de Evior en concierto en un entorno natural, a modo de llamada al retorno del poder de la diosa que la Tierra contiene.






Fuentes consultadas:

Comentarios

  1. Por fin encontraron donde está "el quinto coño" :)

    Charo Serrano.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los blogs se crecen con cada comentario. Gracias.